¿Estás pensando en una escapada de fin de semana este otoño? ¿Quieres aprovechar los últimos rayos de sol y darte un buen baño? Nosotros te animamos a que sigas con los pies en remojo y disfrutando cada buen atardecer, que el verano nunca acabe y nos siga bañando nuestra piel.

Después de septiembre, también hay playa

Los meses de octubre y noviembre son meses estupendos para planear una aventura playera sin irte muy lejos de casa, nuestro destino estrella por excelencia, y que no falla en España, son las islas Canarias, que gozan de un microclima propio y hace calor todo el año. Allí podemos descansar y desconectar del ritmo de las ciudades y hacerlo con el sonido del mar y sintiendo la arena en nuestra piel. Disfrutar de la rica gastronomía en un chiringuito o de una cena en la terraza viendo las estrellas. 

Además, cada una de las islas te da una amplia variedad de planes, dependiendo de qué te apetezca hacer exactamente en esta aventura improvisada. Quizá eres una fanática de los deportes acuáticos o te relaja dar paseos interminables por las salvajes playas de arena Blanca. Tal vez te apetece desaparecer en calas escondidas en las que cabéis tú y dos personas más, donde poder prácticas el nudismo o darte un bañito en las piscinas naturales que se han ido haciendo entre las rocas. 

Aunque no es exactamente el mismo calor, siempre hay que tener un plan b en la manga y te proponemos las Islas Baleares. La variedad de ocio es variada, se pueden recorrer sus maravillosas costas, encontrar calas secretras con ese agua cristalina que mantienen el calor hasta casi diciembre, andar por la orilla de sus largas playas de arena clara o hacer submarinismo. Aunque, en este caso, hay que combinar bañador y sudadera, por si acaso el tiempo no acompaña igual de bien.